Consejo Nacional contra las Adicciones, CONADIC
Header
Spacer
Inicio
Spacer
Directorio
Spacer
Contacto
Spacer
Mapa del Sitio
Spacer
Secretaría de Salud
Spacer
Spacer
Información básica
Spacer
Médicos y especialistas
Spacer
Encuestas e investigación
Spacer
Programas de acción
Spacer
Consejos Estatales contra las Adicciones
Spacer
Spacer
Separador
Separador
Spacer
  Imprimir Imprimir Recomienda a un Amigo Recomienda a un amigo  
Spacer
MEXICO CONTRA EL TABAQUISMO
Spacer
 
Spacer

México contra el tabaquismo

CONADIC - COFEPRIS

INTERVENCION DE LA DELEGACION DE MEXICO EN EL SEGMENTO DE ALTO NIVEL DURANTE LA PRIMERA REUNION DE LA CONFERENCIA DE LAS PARTES DEL CONVENIO MARCO DE LA OMS PARA EL CONTROL DEL TABACO


Panorama epidemiológico

En México el problema del consumo de tabaco y sus consecuencias tiene una evolución característica y afecta de distintas maneras y en diferentes grados de intensidad a la población. Varían la proporción de habitantes que sufre daño, las normas y controles sociales que propician o inhiben el consumo, los problemas que éste ocasiona en el individuo, la familia y la sociedad, la percepción social frente al problema y las alternativas para su manejo.

En general y con justa razón, la sociedad está preocupada por el tabaquismo y su impacto en la salud de fumadores y de no fumadores expuestos. Situación que ha cobrado relevancia en años recientes, pero que con frecuencia es tolerada, a pesar de que por su elevada prevalencia afecta a un número importante de familias.

La evidencia epidemiológica en el ámbito mundial, es ilustrativa de lo que está ocurriendo con esta pandemia. Datos de la OMS señalan que del total de la población mundial, 30% de los adultos son fumadores y de éstos, 4 millones fallecen al año, lo que equivale a la muerte de casi 11 mil personas diarias por causas relacionadas con este producto. En México, más de 53 mil personas fumadoras mueren al año por enfermedades asociadas al tabaquismo, lo que significa al menos 147 defunciones diarias, una cada 10 minutos.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones 2002, en México se encontró que más de 16 millones de personas (23.5%), son fumadoras, 17.4% exfumadoras y más de la mitad (59.1%) manifestaron ser no fumadoras. Al comparar estos resultados con los de la encuesta anterior (ENA-98), se observa que la proporción de fumadores disminuyó de 27.7% a 26.4% (zonas urbanas), y que los porcentajes de exfumadores y no fumadores aumentaron.

 

Gráfica 1

 

Con relación al sexo, se observa que en los grupos que registran o han registrado consumo de tabaco (fumadores y exfumadores), el sexo masculino representa más del 60% en cada una, presentando una relación hombre–mujer de 2.2 a 1 y de 1.5 a 1 respectivamente, mientras que en el grupo de no fumadores, casi el 70% son mujeres.

Durante la encuesta del 2002 se identificó que 1.4% de la población entrevistada se clasificó como fumador dependiente, lo que representa más de un millón de personas que requieren de atención especializada para resolver su problema de tabaquismo. El siguiente grupo, conformado por los que fuman a diario pero sin presentar síntomas de dependencia, y que por ello requieren de una intervención breve, constituye el 11%. Aquellos que fuman ocasionalmente y los exfumadores que requieren de observación alcanzaron 28.5%. Por último y como ya se mencionó el grupo con mayor porcentaje es el de los no fumadores a quienes se tienen que dirigir las campañas anti-tabáquicas de prevención.

El grupo de edad más afectado por la dependencia al tabaco es el de 35 a 65 años, que alcanza casi el 72% de fumadores dependientes, pero es de llamar la atención que el 2.5% de menores de 18 años, que representan a cerca de 25 mil jóvenes, requieren de atención especializada para dejar de fumar a pesar de su corta edad.

Gráfica 2

De acuerdo con la misma encuesta fuman el 10.1% de los jóvenes entre 12 y 17 años en zonas urbanas, a razón de 3 hombres por cada mujer. El 47.6% de los jóvenes de población urbana comenzaron a fumar entre los 15 y 17 años. Sin embargo en el grupo de 12 a 17 años, hubo un aumento del 8% en 1998 al 10% en 2002. Esta tendencia se ha corroborado en otros estudios realizados con poblaciones escolares.

Otra tendencia importante presentada en diversos estudios, es que la prevalencia en mujeres jóvenes aumenta con mayor velocidad que la de los varones, con una relación por género casi de uno por uno.

Proggrama Nacional contra el Tabaquismo

 

El Consejo Nacional contra las Adicciones (CONADIC) coordina acciones entre los sectores público, social y privado, para reducir el consumo de tabaco y la exposición involuntaria a la combustión de sus productos. Estos importantes objetivos, se encuentran plasmados en el Programa Nacional contra el Tabaquismo 2001-2006, cuyos ejes fundamentales son:

  • Lograr que menos personas inicien en el fumar
  • Lograr que los que fuman abandonen más temprano esta dependencia
  • Mejorar los servicios de tratamiento para quienes desean dejar de fumar
  • Proteger a los no fumadores de la exposición al humo del tabaco

Programa contra el tabaquismo

Para lograr las metas derivadas de estos ejes rectores se aplica el Programa de Acción contra el Tabaquismo 2001-2006 en el plano nacional a través de los 32 Consejos Estatales contra las Adicciones. Las vertientes del programa se refieren a tareas de prevención, como información, orientación, comunicación social, movilización social, capacitación, formación y actualización profesional, tratamiento, rehabilitación, investigación, normatividad, así como acciones de control de la comercialización y consumo de productos de tabaco. En este Programa intervienen profesionales y técnicos de la salud, usuarios de servicios, voluntarios e integrantes de las organizaciones civiles.

Es importante señalar que el Consejo de Salubridad General, que depende directamente de la Presidencia de la República, recomendó a todas las entidades federativas considerar al tabaquismo, precisamente como materia de salubridad general y en consecuencia tomar las medidas necesarias para su combate frontal.

Las acciones institucionales realizadas en la materia se describen a continuación:

ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN

Es un hecho reconocido que la mayoría de los fumadores se inician en el consumo de tabaco durante la adolescencia, por lo que resulta fundamental la aplicación de programas encaminados a evitar este fenómeno.

Disposiciones jurídicas para la protección de los no fumadores

El Humo de Tabaco en el Ambiente (HTA) es considerado como el contaminante más importante en los interiores de las viviendas y lugares de trabajo. Algunos no fumadores están obligados a inhalar el humo de tabaco en espacios laborales corriendo el riesgo de sufrir los mismos males que los fumadores activos.

Según la ENA-2002 el 36.1% de la población entre los 12 a 65 años mencionó estar expuesta involuntariamente al humo de tabaco, más de la mitad de ellos (57.4%) están comprendidos entre los 12 y 29 años de edad.

Gradualmente se han desarrollado y establecido ordenamientos jurídicos sobre la regulación del consumo de tabaco en lugares públicos cerrados. Actualmente los ordenamientos, que alcanzaron ya la totalidad de las entidades federativas, se distribuyen de la siguiente forma: 9 estados con leyes específicas para la protección de los no fumadores, 12 estados con leyes no específicas pero que incorporan el tema dentro de sus lineamientos, y 11 estados con reglamentos específicos.

Escuelas Libres de Humo de Tabaco

Si bien pudiera pensarse que esta estrategia se ha diseñado para proteger a los menores contra un riesgo sanitario, la realidad es que su impacto fundamental también se dirige a evitar la exposición de los niños y las niñas al ejemplo de los maestros y otras figuras de autoridad fumadoras, las cuales son sin lugar a dudas modelos de imitación para los chicos.

Los trabajos realizados dentro de este programa están encaminados a lograr que todas las escuelas de educación básica inicien el proceso de reconocimiento como libres de humo de tabaco, y que una alta proporción hayan izado la bandera blanca para 2006; lo que impacta a una población de un millón de maestros y 20.5 millones de alumnos entre los 6 y los 15 años de edad, en aproximadamente 130 mil escuelas primarias y secundarias.

Modelos Preventivos

Otra de las estrategias que son piedra angular del programa para evitar o retrasar el inicio del consumo de tabaco, es la aplicación de programas preventivos basados en la evidencia científica. A este respecto el Consejo Nacional contra las Adicciones ha conformado un Grupo Interinstitucional de Evaluación de Modelos Preventivos, integrado por 11 organizaciones de reconocida solvencia teórica y metodológica en materia de prevención.

Movilización Comunitaria

Desde la institución del Día Mundial sin Tabaco por la Organización Mundial de la Salud, se ha celebrado ininterrumpidamente en México serie de jornadas nacionales intensivas de información, orientación, movilización social, identificación y referencia de casos, en las que participan instituciones gubernamentales, sociales y privadas, así como organizaciones de la sociedad civil de las 32 entidades federativas. Estas jornadas son organizadas y coordinadas por el Consejo Nacional contra las Adicciones y los correspondientes Consejos Estatales en la materia.

En el ámbito central 50 instituciones participan en las actividades del Día Mundial sin Tabaco, entre dependencias del Gobierno Federal, organizaciones empresariales, sindicales, de la sociedad civil y de profesionales; centros de educación superior y clubes de servicio. Además, en cada uno de los 32 estados toman parte en promedio, una treintena de organismos. Todos ellos realizan una gama de 42 distintas actividades, desde cursos de capacitación, conferencias magistrales y a distancia, así como foros con especialistas, marchas de conscriptos y grupos infantiles, festivales artísticos, deportivos, culturales y recreativos, cine-debates, concursos de lema, cartel, sociodrama, y propuestas juveniles; encuentros juveniles, estudiantiles, de personal de salud y de otros.

Asimismo, se ha conformado un Comité Permanente Interinstitucional de Lucha contra el Tabaco, con participación de 29 instituciones públicas, sociales y privadas, coordinado por el Consejo Nacional contra las Adicciones y el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias.

Otra movilización relevante de alcance nacional ha sido la realización del programa Marchas contra las Adicciones con la participación cada año de más de 60 mil jóvenes conscriptos del Servicio Militar Nacional, enlistados en los centros de adiestramiento de las Secretaría de la Defensa Nacional y de Marina. Con apoyo del Consejo Nacional contra las Adicciones se incorporaron como temas centrales la prevención del tabaquismo y el tabaquismo pasivo.

Acciones en ámbitos laborales

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado puso en marcha el Programa para la Participación de las Comisiones Mixtas de Seguridad e Higiene en el Trabajo en Materia de Adicciones, que incorpora como componente principal la prevención del tabaquismo en los ámbitos laborales en las instituciones del Gobierno Federal en todo el país.

A esta tarea se han sumado durante la presente administración, varias secretarías de estado y órganos desconcentrados y descentralizados de la Administración Pública Federal, destacando las Secretarías de Comunicaciones y Transportes, de la Defensa Nacional y de Marina, Petróleos Mexicanos, los Institutos Nacionales de Enfermedades Respiratorias, de Cancerología, de Salud Pública y de Psiquiatría; Centros de Integración, Juvenil y las dos organizaciones sindicales más grandes del país: la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos y la Confederación de Trabajadores de México; la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, así como cada uno de los 32 Gobiernos de las entidades federativas, a través de los correspondientes Consejos Estatales contra las Adicciones e innumerables Comités Municipales en la materia.

Capacitación y Formación de Recursos Humanos

Han venido implementándose cada vez más diplomados y especialidades que en materia de adicciones imparten instituciones gubernamentales y privadas, se incluye como tema central el tabaquismo, en aspectos de prevención y tratamiento principalmente. Desde 1999 se han realizado con regularidad cursos nacionales y estatales para operadores de las clínicas de tabaquismo, con apoyo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, del Hospital General de México, de la Facultad de Medicina de la UNAM y del propio Consejo Nacional contra las Adicciones.

Información epidemiológica y difusión documental

El levantamiento de la Encuesta Nacional de Adicciones 2002, incluyó el rubro sobre consumo de tabaco, y fue realizada bajo la coordinación de CONADIC por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, la Dirección General de Epidemiología y el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática. De igual manera, la Encuesta de Estudiantes de Enseñanza Media y Media Superior en el Distrito Federal 2003, realizada en conjunto por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente y la Secretaría de Educación Pública así como otros importantes estudios en los estados con metodologías similares, dan cuenta de la situación del consumo de tabaco entre estudiantes de secundaria y preparatoria.

Destaca el esfuerzo realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública, quien en 2003 realizó la Encuesta sobre Tabaquismo en Jóvenes (GYTS), parte de un estudio internacional que explora de manera más detallada no sólo el consumo de tabaco entre los jóvenes, sino la percepción de estos en tópicos relacionados. Actualmente se encuentra en curso el levantamiento de la segunda edición de la encuesta en 10 ciudades del país.

Además de la publicación y difusión de los estudios arriba descritos, contamos con una serie de documentos en materia de tabaquismo. El documento rector que contiene las líneas estratégicas y las metas a alcanzar para enfrentar el problema es el Programa de Acción contra el Tabaquismo publicado por la Secretaría de Salud.

Como parte de la estrategia para monitorear los avances en la consecución de las metas vertidas en el mencionado programa, CONADIC ha incluido desde el año 2002 en el Observatorio Mexicano en Tabaco, Alcohol y Otras Drogas, una sección específica en la que se compilan los resultados de las investigaciones epidemiológicas más recientes sobre consumo de tabaco. Además, para dotar de herramientas a las instituciones y profesionales encargados de detectar casos y brindar tratamiento a quienes fuman ha publicado y difundido los manuales "Consejería en Tabaquismo" y "Mejores Prácticas en la Prestación de Servicios para Dejar de Fumar".

Por su parte el Instituto Nacional de Salud Pública, recientemente editó el "Primer Informe sobre el Combate al Tabaquismo" donde se detallan los avances que los diferentes sectores han logrado para dar consecución a los acuerdos suscritos dentro del Convenio Marco para el Control del Tabaco.

ESTRATEGIA DE TRATAMIENTO

El Instituto Nacional de Salud Pública realiza estudios donde se analizan los costos vinculados con los diversos padecimientos que causa el tabaquismo, así como los gastos inherentes al proceso de rehabilitación de tales enfermedades. Los costos brutos anuales de la atención médica representan entre el 6% y el 15% del gasto total en salud. Se estima que los costos brutos asociados al tabaquismo se encuentran en el rango del 0.10% al 1.1% del producto interno bruto. Es decir, aproximadamente 29 mil millones de pesos.

Consejo Médico en las Unidades de Salud

En todos los Estados de la Federación, a través de las Jurisdicciones Sanitarias, se fomenta la aplicación del consejo en salud para favorecer la abstinencia total y sostenida de la dependencia a la nicotina, para lo cual se ha incorporado a la Norma Oficial Mexicana para el Expediente Clínico la obligatoriedad de interrogar sobre el consumo de tabaco en cualquier acción realizada por el médico.

Así también en la Actualización de la Norma Oficial Mexicana para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones, se obliga a odontólogos, psicólogos y a cualquier otro profesional del ramo de la salud, a interrogar al respecto.

Por ello se ha pactado con la Asociación Mexicana de Médicos Generales para que más de 100 mil de sus agremiados tengan acceso al entrenamiento sobre esta técnica del consejo contra tabaquismo.

Clínicas de Cesación

Al inicio de la presente administración las clínicas para dejar de fumar eran muy escasas (sólo operaban 36) y por lo tanto la disponibilidad de atención, muy limitada. Ante esa situación se intensificaron la promoción y el apoyo para poner en servicio nuevos establecimientos especializados en la materia. Actualmente contamos con 250 de ellos en todo el territorio, superando así la meta inicial de 100 clínicas. Esto es, se han quintuplicado los recursos de atención.

Los servicios no sólo se han centrado en aumentar la cobertura de atención, sino también en brindar herramientas de carácter gerencial que promueven el desarrollo y la calidad en los servicios tanto en las organizaciones públicas como privadas. Estos cometidos se enmarcan en las acciones del Modelo Conceptual de la Cruzada Nacional por la Calidad de los Servicios de Salud, el cual propone un proyecto claro y definido de alta dirección, así como la visualización y concreción de experiencias exitosas que ponderen la calidad, como un valor en la organización de nuestro sistema de salud.

Es así que a través del análisis comparativo de las mejores prácticas (benchmarking) de las clínicas más reconocidas que desarrollan tratamientos para dejar de fumar, se llegó a la definición de los mejores procesos y de la mejor infraestructura para lograr y mantener la abstinencia del tabaco y la recuperación de la salud integral, a fin de ser aplicados en las unidades de segundo y tercer niveles de atención.

ESTRATEGIA DE CONTROL

La Política de Salud para el control del consumo de tabaco ha sufrido importantes transformaciones. Hasta el año 2000 esta Política, desde el punto de vista normativo, se regía por un marco jurídico sumamente general y laxo:

Ley General de Salud

Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios

Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad

La Ley General de Salud, ordenamiento que regula los productos de tabaco, antes de 2000 preveía exclusivamente:

  1. La inclusión en el etiquetado de leyendas de advertencia sin especificar las características que debieran cumplir, tales como dimensiones, tamaño de letra, colores a emplear, etc. (Art. 276).
  2. La prohibición de venta o suministro de tabaco a menores de edad (Art. 277).
  3. La definición de áreas en las que se prohíbe el consumo de tabaco en unidades hospitalarias y clínicas del Sistema Nacional de Salud (Art. 277 bis).
  4. Ocho requisitos específicos relativos al contenido de la publicidad de tabaco y uno respecto a su difusión en medios de comunicación –horario (Art. 308 y 309).
    1. Limitarse a dar información sobre características, calidad y técnicas de elaboración.
    2. No presentar el producto como generador de bienestar o salud, ni asociarlo con celebraciones cívicas o religiosas.
    3. No asociar el producto con ideas o imágenes de éxito en la vida afectiva o sexualidad de las personas, ni hacer exaltación de prestigio social, virilidad o feminidad.
    4. No asociar el producto con actividades creativas, deportivas, del hogar o del trabajo, ni emplear imperativos que induzcan a su consumo.
    5. No incluir la participación de niños ni adolescentes ni dirigirse a ellos.
    6. No consumir real o aparentemente el producto.
    7. No participación de personas menores de 25 años.
    8. Incluir la leyenda precautoria correspondiente en el anuncio publicitario.
    9. Los horarios de difusión en radio, televisión y cine se ajustarán a lo establecido por las disposiciones aplicables.

A partir del año 2000, la Política de Salud para el control del consumo de tabaco se fortalece con acciones administrativas y legislativas más contundentes desde el punto de vista tributario y de regulación sanitaria, a fin de disminuir el consumo de tabaco, proteger a los no fumadores de la exposición al humo de tabaco y dar atención a pacientes con padecimientos derivados de su consumo.

El 27 de julio de 2000 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Reglamento sobre Consumo de Tabaco, cuyo objeto es proteger la salud de las personas de los efectos nocivos causados por la exposición al humo del tabaco, con la reducción de su consumo, principalmente en lugares públicos cerrados.

A fin de dar cumplimiento a la Política prevista en el Programa Nacional de Salud 2001-2006, la Secretaría de Salud, con fundamento en la Ley de Planeación y en la Ley General de Salud (LGS), promueve las obligaciones adicionales a las previstas en la legislación, mismas que asume la industria tabacalera suscribiendo estos compromisos el 24 de junio de 2002. Entre estas obligaciones destacan:

  1. Radio y TV: No se transmitirá publicidad de tabaco en radio o televisión.
  2. Leyendas de advertencia: Las leyendas de advertencia a que se refiere el artículo 276 de la LGS ocuparán el 25% de la cara trasera de las cajetillas, envases y empaques de cigarros.
  3. Empaque, venta y distribución: No se deberán vender o distribuir cigarros a los consumidores en empaques que contengan menos de 14 cigarros; no se deberá vender o distribuir a los consumidores tabaco picado en bolsas de menos de 10 gramos; la industria tabacalera tomará las medidas necesarias para prevenir que los menores de edad tengan acceso a los cigarros vendidos en máquinas expendedoras.
  4. La publicidad no deberá:
    1. Dirigirse a menores de edad ni ser especialmente atractiva para ellos.
    2. Contener dibujos animados o caricaturas.
    3. Mostrar celebridades o tener el auspicio implícito o expreso de ellas.
    4. Sugerir popularidad, éxito atlético o deportivo, éxito sexual o profesional.
  5. En medios impresos no se colocará publicidad a menos de que existan bases para asegurar que al menos 75% de los lectores son adultos.
  6. Ninguna publicidad se colocará en el empaque, portada, contraportada o cuarta de forros de una revista, periódico o cualquier publicación impresa.
  7. Publicidad exterior (espectaculares, murales, paradas, estaciones de transportes y mobiliario urbano): No se colocará publicidad en paradas o estaciones de transportes a menos de 200 metros de cualquier punto del perímetro de escuelas de nivel preescolar hasta bachillerato o de un parque de recreo.

    No se colocarán murales o espectaculares a menos de 200 metros de cualquier punto del perímetro de escuelas de nivel preescolar hasta bachillerato o de un parque de recreo, y a menos de 300 metros del perímetro de un hospital.

    No se podrá localizar publicidad en anuncios exteriores que excedan en su tamaño total 35 metros cuadrados, ya sea de manera individual o en combinación intencional con otra publicidad.

  8. Cine: sólo podrá difundirse publicidad de tabaco en películas para adultos, correspondientes a las clasificaciones "C" y "D".
  9. Internet: Ninguna publicidad deberá ser colocada en Internet, en cualquiera de sus modalidades, hasta que se disponga de la tecnología para que cada persona que busque acceso al sitio de Internet provea la verificación de que se trata de un adulto.
  10. Video, audio y accesorios para computadoras: Ninguna publicidad deberá ser incorporada en video, casete de audio, discos compactos, disco de video digital o medios similares, a no ser que se asegure que quienes reciben este material sean adultos.
  11. Colocación de producto: No deberá haber de manera directa o indirecta pago o contribución alguna para la colocación de productos de tabaco, publicidad o artículos que tengan marcas de tabaco en:
  1. Películas cinematográficas,
  2. Programas de televisión,
  3. Producciones teatrales u otras funciones en vivo,
  4. Funciones musicales en vivo o grabadas,
  5. Videos o filmes comerciales,
  6. Juegos de video o
  7. Cualquier medio similar, cuando dicho medio esté dirigido al público en general.
  1. Ofertas promocionales: Deben dirigirse exclusivamente a adultos fumadores; los no fumadores y los menores de edad serán excluidos de los correos directos; los sobres y cubiertas de correo directo no deben incluir marcas de productos de tabaco; la participación en este tipo de ofertas debe condicionarse a la acreditación de que la persona es adulta y fumadora.
  2. Artículos promocionales: No puede distribuirse, venderse u ofrecerse, directa o indirectamente ningún artículo promocional (por ejemplo, camisetas, gorras, sudaderas, viseras, mochilas, gafas de sol, paraguas) que muestre el nombre o el logotipo de una marca de cigarrillos, incluyendo cualquier referencia o elemento de una actividad de marketing relacionada con la marca, de modo que resulten visibles para otros cuando se utilicen. (Excepciones: cigarrillos, encendedores u otros artículos para fumadores siempre que el nombre, logotipo o referencia a una marca no sea superior a 25 centímetros cuadrados y el artículo contenga la advertencia sanitaria).
  3. No debe mostrarse ningún nombre o logotipo de una marca de cigarrillos, incluyendo cualquier referencia o elemento de una actividad de marketing relacionada con la marca, en los artículos que puedan ser utilizados por menores de edad (por ejemplo, material deportivo, juguetes, muñecas, réplicas en miniatura de vehículos de competición, juegos, videojuegos, dulces).
  4. No se incluirá publicidad de tabaco en bolsas de compra.
  5. Muestras de producto: No serán ofrecidas a menores de edad o a no fumadores.

    El personal empleado para ofrecer muestras de productos de tabaco debe ser mayor de 21 años.

  6. Patrocinio de eventos: Sólo patrocinarán eventos cuando todos los participantes sean adultos, o todas las personas patrocinadas sean adultos.

    Se patrocinarán eventos sólo cuando al menos el 75% de asistentes sean adultos; o cuando el evento no tenga atractivo particular para menores de edad.

    Todo patrocinio y evento promocional deberá incluir la leyenda "patrocinado por…" o "promocionado por…"

  7. Publicidad de patrocinios: Todos los individuos autorizados a llevar publicidad, logotipos o nombres de marca de productos de tabaco en los eventos o actividades patrocinados o promocionados deberán ser adultos.

    La publicidad que se coloque en el sitio del evento patrocinado, la transmisión fortuita de eventos patrocinados o promocionados por televisión o radio y las aplicaciones de marcas registradas o de logotipos a personas o equipos participantes en eventos patrocinados iniciará su vigencia desde el 1º de diciembre de 2006.

  8. La leyenda de advertencia de anuncios publicitarios debe ocupar el 10% de éstos.

Estos compromisos adicionales, inicialmente contenidos en un Acuerdo de Partes, fueron posteriormente incorporados en la Ley General de Salud, mediante reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de enero de 2004.

Una vez integrados en la Ley General de Salud los avances descritos, la Secretaría de Salud promovió nuevamente obligaciones adicionales que asumió la industria tabacalera, suscribiendo estos compromisos el 18 de junio de 2004. Entre estas obligaciones destacan:

  1. Leyenda de advertencia: La industria tabacalera se obligó a aumentar al 40% el porcentaje del espacio que ocupa la leyenda de advertencia de la cara trasera a partir de las producciones de junio de 2004, e incrementar al 50% a partir de junio de 2005.
  2. Información al consumidor. Contenido y emisiones de producto de tabaco: La industria tabacalera obligatoriamente hará pública la información relativa a los ingredientes que contienen los productos de tabaco y componentes del humo de tabaco, y a difundirla en sus portales electrónicos, vinculándola con los de la Secretaría de Salud.
  3. Promoción y publicidad con información falsa o engañosa: La industria tabacalera asumió el compromiso de no proporcionar a los consumidores información parcial, falsa, equívoca o engañosa que pueda inducir a error respecto de las características de los productos de tabaco, por lo que se obligó a incorporar a partir de junio de 2004, una nueva leyenda de advertencia para comunicar a los consumidores que no existe un cigarro seguro o que no existe una diferencia en el riesgo a la salud entre un tipo de cigarro y otro. La leyenda referida se ubicó en la parte lateral de la cajetilla.
  4. Publicidad transfronteriza: La industria tabacalera se obligó a no contratar publicidad transfronteriza, que no cumpla con el ordenamiento jurídico mexicano que tenga como objetivo ser difundida en el territorio nacional.
  5. Dulces, artículos promocionales para menores y otro tipo de objetos: La industria tabacalera se obligó a no participar en la fabricación y comercialización de dulces, chocolates, artículos promocionales dirigidos a menores de edad y cualquier objeto que tenga forma de productos de tabaco y pueda resultar atractivo para éstos (Vg. cajas de regalo).
  6. En esta nueva relación de obligaciones y en adición al incremento del IEPS (Impuesto Especial a Productos y Servicios), que ya había alcanzado el 110%, es decir 426 veces más para los cigarrillos sin filtro, y en estrecha coordinación entre las Secretarías de Hacienda y Salud, se establecieron los acuerdos que en materia económica representan ingresos extraordinarios para cubrir los gastos que se deriven de aquellos tratamientos y medicamentos asociados a enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco; y para la atención de los beneficiarios que abarca acciones preventivas y de promoción de la salud, de infraestructura, de laboratorio, terapéuticas y clínicas, entre otras.

Las aportaciones de los fumadores que retiene la industria tabacalera, se hicieron efectivas a partir del 1° de agosto de 2004 por un periodo de 29 meses que concluyen en diciembre de 2006, a razón de 2.5 centavos hasta 5 centavos por cigarro mediante incrementos paulatinos, lo que representará al final del sexenio $1.00 (un peso mexicano) por cajetilla de 20 cigarrillos.

De cualquier forma, la intención de este instrumento financiero es que los consumidores de tabaco apoyen con esta aportación, el uso de los servicios de salud que hacen o harán debido a su adicción y que hoy en día, indirectamente, corren a cargo de todos los contribuyentes.

Además dicha aportación impacta directamente en el precio final, en el que junto con el sustantivo incremento del IEPS e IVA, provoca que el costo de los productos de tabaco aumente para el consumidor, lo que aunado a la reducción de la publicidad e información específica, ha coadyuvado a la disminución de su venta en un 15% aproximadamente.

Política Fiscal Saludable

Las medidas orientadas a elevar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en los productos del tabaco, fueron aprobadas desde 2001 por el H. Congreso de la Unión, quedando incluidas en la Reforma Fiscal. De esta forma, entre los nuevos productos que pagan IEPS a partir del 2002, se encuentran los cigarros con filtro, por los que en lugar de la tasa del 85% vigente hasta 1999, se pagó una tasa del 100% en 2001, de 105% en el año 2002, del 107% en el 2003 y del 110% a partir del 2004. Para los cigarros sin filtro, en lugar de la tasa del 20.9% vigente hasta el 2001, se pagó una tasa del 60% en el año 2002, del 80% en el 2003, del 100% en el año 2004 y del 110% a partir del 2005. Desde entonces, ambos tipos de cigarrillo estarán gravados con la misma tasa impositiva, situación de elemental justicia social, que rompe definitivamente una inercia de muchos años, elevando especialmente el IEPS en cigarros de consumo popular (426% más), cuyo gravamen se había mantenido permanentemente en tasa baja de acuerdo con un concepto erróneo, desde el punto de vista de la salud pública, de subsidiar su consumo entre el sector más pobre de la población.

Es importante destacar que el tabaco ha sido el único producto que incrementó el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en el periodo 2000-2005, lo que deja claramente de manifiesto que se trata de una medida de salud pública y no recaudatoria como habitualmente ocurre; de ahí que se subraye como una política fiscal "saludable".

En apoyo a lo anterior, si comparamos las tres anteriores administraciones federales, entre 1983 y 88 la tasa para los cigarrillos sin filtro subió 20%, en el periodo acumulado entre 1989 y 94 bajó 16%, entre 95 y 2000 tuvo un incremento de cero, para que a partir del 2001 suba gradualmente hasta acumular 426%.

Edificios Libres de Humo de Tabaco

Más allá del cumplimiento con lo estipulado en el Reglamento sobre Consumo de Tabaco, donde se obliga a los edificios de dependencias gubernamentales a tener espacios específicos para los fumadores, la Secretaría de Salud, a través del Consejo Nacional contra las Adicciones (CONADIC) y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPPRIS), coordinan acciones entre los diversos sectores de la población para asegurar espacios libres de humo de tabaco.

En el presente las acciones se han concentrado en los edificios públicos federales y estatales, donde se han iniciado importantes acciones de educación para la salud y de tratamiento a los fumadores, con el apoyo de los Centros de Integración Juvenil AC. y otras importantes instancias, así como mediante acciones de verificación, fomento y de autoridad sanitaria.

A la fecha son mas de 540 edificios que han logrado su reconocimiento como "Libres de Humo de Tabaco" lo cual impacta directamente en la salud de más de 50,000 trabajadores federales y estatales.

INFORMACIÓN PARA LA POBLACIÓN

De igual manera, la comunicación social para promover la participación activa, así como la movilización comunitaria, son actividades estratégicas para prevenir y controlar el tabaquismo. Entre las acciones más contundentes destacan las campañas de comunicación social que desalientan el consumo de tabaco entre la población.

Entre los esfuerzos realizados por la Secretaría de Salud, destaca la campaña integral e interinstitucional que dio inicio en 2001 bajo el lema "Ubícate", que continua y se fortalece hasta el presente.

Ubícate

GRUPO INTERSECTORIAL PARA SEGUIMIENTO DEL CONVENIO MARCO

Por instrucciones del Presidente de la República, a partir del día 19 de noviembre del 2004 se reúne el Grupo Intersectorial para Seguimiento del Convenio Marco, cuyo objeto es dar seguimiento a los avances de ese instrumento internacional en el país. El grupo se encuentra constituido por representantes de las Secretarías de Economía, Hacienda y Crédito Público, Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Educación Pública y Salud, a través de los Institutos Nacionales de Cancerología y de Enfermedades Respiratorias, Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y el Consejo Nacional contra las Adicciones, instancia que lo coordina.

Desde esa fecha hasta el presente se han llevado al cabo diversas reuniones, en las que se han definido importantes acciones a realizar durante 2006. Destacan entre ellas: contar con la definición de marbete y plantear otras estrategias para aumentar el control de productos de tabaco, aumentar los recursos para clínicas para dejar de fumar, analizar el proceso productivo con el fin de desincentivar el cultivo de tabaco; realizar una investigación referente a los antecedentes de utilización del tabaco como plaguicida, plantear estrategias para la reconversión de cultivo de tabaco, realizar una Reunión Nacional de Clínicas para Dejar de Fumar, además de garantizar la motivación para la educación, concientización, realización de campañas y denuncia, desarrollar el proceso para definir sanciones en el Reglamento sobre Consumo de Tabaco, realizar un análisis jurídico sobre el término "Light" en el país y desarrollar operativos con la autoridad sanitaria para desalentar la venta de tabaco a menores.

 

Análisis de resultados

AVANCES EN LOS PRINCIPALES COMPROMISOS DEL CONVENIO MARCO PARA EL CONTROL DEL TABACO

MEDIDAS RELACIONADAS CON LA REDUCCIÓN DE LA DEMANDA DE TABACO

Artículo

6

Medidas relacionadas con los precios e impuestos para reducir la demanda de tabaco

Aumento progresivo del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, de 80% para cigarrillos con filtro y 20.9% para aquellos sin filtro en 2001, al 110% para ambos tipos de producto en la actualidad.

Compromisos adicionales suscritos el 18 de junio de 2004:

Llevar a cabo las aportaciones correspondientes a 2.5 centavos de peso por cigarro a partir del 1º de agosto del 2004, 3.5 centavos de peso a partir del 1º de enero del 2006 y 5 centavos de peso por cigarro a partir del 1º de octubre del 2006.(1)

Artículo 7

Medidas no relacionadas con los precios para reducir la demanda del tabaco

Acuerdo emitido por el Consejo de Salubridad General, órgano supremo de la sanidad pública, recomendando a las 32 entidades federativas tomar las medidas necesarias para su combate frontal (mayo/2004).

100% de las entidades con algún ordenamiento, a través de 9 Leyes estatales específicas sobre la protección a los no fumadores y otras medidas para reducir la demanda, 12 leyes no específicas pero que incorporan el tema en el cuerpo de las mismas y 11 reglamentos estatales específicos.

Artículo 8

Protección contra la exposición al humo de tabaco

543 edificios reconocidos como "Libres de Humo de Tabaco"

Artículo 9

Reglamentación del contenido de los productos de tabaco

 

Artículo 10

Reglamentación de la divulgación de información sobre los productos de tabaco

Compromisos adicionales suscritos el 18 de junio de 2004. Entregar a la Secretaría de Salud para hacer pública la información sobre ingredientes empleados en los productos de tabaco, que sean considerados como particularmente perjudiciales para la salud.

La industria tabacalera obligatoriamente hará pública la información relativa a los ingredientes que contienen los productos de tabaco y componentes del humo de tabaco, y a difundirla en sus portales electrónicos, vinculándola con los de la Secretaría de Salud.

 

Artículo 11

Empaquetado y etiquetado de los productos de tabaco

Compromisos adicionales suscritos el 18 de junio de 2004:

Leyenda de advertencia o precautoria en la cara lateral con el texto siguiente:

"ACTUALMENTE NO EXISTE UN CIGARRO QUE REDUZCA LOS RIESGOS A LA SALUD"

Compromisos adicionales suscritos el 24 de junio de 2002 y el 18 de junio de 2004 y reformas a la LGS (DOF 19 de enero de 2004). Aumento de la leyenda de advertencia en alguna de las caras de los paquetes, cuya dimensión se ha modificado del 25% al 50% en la cara posterior, adicional a la de la cara lateral.

Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios. Obligación de indicar la cantidad de nicotina y alquitrán que contienen los productos de tabaco.

Artículo 12

Educación, comunicación, formación y concientización del público

Programas de prevención universal con modelos basados en la evidencia científica.

Campañas de información en medios masivos de comunicación

Programa Escuelas Libres de Humo de Tabaco

Artículo 13

Publicidad, promoción y patrocinio del tabaco

Obligaciones adicionales a las previstas en la legislación de 24 de junio de 2002 e incorporados a la Ley General de Salud mediante reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de enero de 2004:

Se prohíbe la difusión de publicidad radio, televisión e Internet.

Se limita la difusión de publicidad en salas cinematográficas.

Prohibida la publicidad en impresos dirigidos a menores de edad.

Prohibida la publicidad en portadas, contraportadas, tercera y cuarta de forros de impresos.

Prohibido el patrocinio de eventos en donde asistan menores.

Prohibido dar artículos promocionales a menores de edad.

Artículo 14

Medidas de reducción de la demanda relativas a la dependencia y al abandono del tabaco

Publicación de mejores prácticas para la operación de servicios para la cesación del tabaquismo.

Incorporación a los Centros de Integración Juvenil (más de 90 establecimientos) en la red de atención al tabaquismo.

Reformas a la Norma Oficial Mexicana para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones, a fin que todo personal de salud, en cualquier nivel de atención, interrogue sobre el consumo de tabaco.

Publicación y difusión del Consejo contra el Tabaquismo para el primer nivel de atención.

Aumento en el número de clínicas para la cesación del tabaquismo, de 36 en el 2000 a 250 en el presente.

 

 

 

MEDIDAS RELACIONADAS CON LA REDUCCIÓN DE LA OFERTA DE TABACO

Artículo 15

Comercio ilícito de productos de tabaco

Ley del IEPS y Resolución Miscelánea Fiscal del 20 de abril de 2005.

Se establece la obligación de incorporar a las cajetillas de cigarro un marbete para efectos de control fiscal y sanitario.

Mesa intersecretarial para el combate del comercio ilícito de productos como el tabaco, en cuyo marco se realiza intercambio de información y realización de operativos conjuntos.

Artículo 16

Venta a menores y por menores

Reglamento para el Control Sanitario de Productos y Servicios:

Obligación de no tener los productos de tabaco al libre acceso del público.

Acuerdo por el que se establecen los lineamientos de aplicación e interpretación administrativa de los artículos 277, 308 bis y 309 bis de la Ley General de Salud:

Obligación de que los consumidores no tengan acceso directo a los productos de tabaco.

Compromisos adicionales suscritos el 18 de junio de 2004:

La industria tabacalera se obliga a no elaborar productos atractivos para menores (como chocolates, juguetes, etc.).

Reglamento de la Ley General de Salud:

La colocación de máquinas expendedoras sólo puede realizarse en lugares visitados mayoritariamente por adultos y su colocación deberá notificarse a la Secretaría de Salud.

Compromisos adicionales suscritos el 24 de junio de 2002 y reformas a la Ley General de Salud de enero de 2004.

Prohibida la distribución, venta u obsequio de artículos promocionales con el nombre o logotipo de productos de tabaco, excepto cuando sean para fumadores y su distribución se restringe a áreas de acceso exclusivo a mayores de edad.

Prohibida la distribución, venta u obsequio a menores de edad de artículos promocionales o muestras de estos productos.

Compromisos adicionales suscritos el 24 de junio de 2002 y reformas a la Ley General de Salud de enero de 2004.

El contenido mínimo de cajetillas son 14 cigarrillos.

El contenido mínimo de tabaco picado son 10 gramos.

Prohibida la venta de cigarros sueltos.

 

 

Artículo 17

Apoyo a actividades alternativas económicamente viables

Se inicia investigación documental del tabaco como fungicida

 

 

Reos y perspectivas

Si bien existen logros concretos en el combate al tabaquismo, resulta necesario redoblar los esfuerzos a fin de dar cabal cumplimiento al Convenio Marco de Lucha contra el Tabaco.

La estrategia jurídica planteada por la Secretaría de Salud, como ha quedado expuesto, consiste en que previo a la incorporación en ley de las medidas para el control del consumo de tabaco, la industria tabacalera asuma compromisos adicionales. Esta estrategia tiene como finalidad evitar que se inconformen por la vía judicial interponiendo un juicio de amparo, cuyo efecto sería la suspensión de la aplicación de la ley.

Dicha estrategia fue adoptada desde 2002, año en el que la industria tabacalera asumió obligaciones adicionales a la legislación vigente en aquella época, las cuales se convirtieron en ley hasta 2004.

Se pretende por tanto, incorporar en la Ley, al menos, los compromisos adicionales asumidos el 18 de junio del 2004 por la industria tabacalera.

Lo anterior en adición a las propuestas que formulará la Secretaria de Salud a las autoridades hacendarias para incrementar el IEPS gradualmente a partir del 2007, sobre la base de que deberá cuidarse que los incrementos vayan más allá de lo técnicamente posible, considerando que es necesario prever fenómenos tales como la falsificación o el mercado ilegal de productos de tabaco, que se han logrado mantener por debajo del 2% en todo el país.

Se pretende continuar fortaleciendo los programas de prevención dirigidos a adolescentes, particularmente a mujeres; asegurar la no venta de cigarrillos por unidad, así como la no venta a menores.

Asegurar la calidad y disponibilidad de servicios de tratamiento en todo el país y para todas las clases sociales, así como desarrollar tratamientos específicos dirigidos a adolescentes, dado que los existentes consideran a adultos fumadores severos, siendo poco eficaces para la población juvenil. Esto incluye el fortalecimiento de la cobertura en acciones de consejería médica para dejar de fumar.

Se continuará en la vigilancia sanitaria para evitar la comercialización de productos de tabaco que no cumplan con todas las disposiciones legales, normativas y administrativas vigentes en el país.

Aumentar el número de edificios libres de tabaco, considerando inclusive la incorporación de inmuebles del sector privado y social a la estrategia: en un futuro cercano legislar para que todos los ambientes de uso comunitario sean libres de humo de tabaco.

Spacer
Ultima modificación:
Lunes 1 de diciembre de 2008, a las 11:30 por Arq. Germán Diaz
Spacer
Encuestas e Investigación
Spacer Spacer
Bullet
Observatorio Mexicano en Alcohol, Tabaco y Otras Drogas
Spacer Spacer
Bullet
Encuesta Nacional de Adicciones 2002
Spacer Spacer
Bullet
Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Adicciones
Spacer Spacer
Sitios de Interés
Spacer
Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente
Spacer
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias
Spacer
Organización Mundial de la Salud
Spacer
Organización Panamericana de la Salud
Spacer
National Institute on Drug Abuse
Spacer
Spacer
Spacer
Spacer
Fundación de Investigaciones Sociales
Spacer
Fundación Gonzálo Río Arronte
Spacer
Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos
Spacer
Programa de las Naciones Unidas para Fiscalización de las Drogas
Spacer
Instituto Mexicano de la Juventud
Spacer
Instituto Nacional de Desarrollo Social
Spacer
Spacer
Paseo de la Reforma 450 8o.Piso, Col. Juárez, 06600 México, D.F. Tel: 5208 1040, Mail: conadic@salud.gob.mx